Certidumbres e inquietudes: LA DEFENSA JUDICIAL DE LA CONSTITUCIÓN. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Certidumbres e inquietudes: LA DEFENSA JUDICIAL DE LA CONSTITUCIÓN. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen: cablenoticias.com

No creo necesario recordar que, siendo la Constitución norma de normas, como lo declara el artículo 4 de la colombiana -expresión que resalta le vigencia del principio de supra legalidad o supremacía de la Carta Política-, hay en todo sistema jurídico una jerarquía normativa, de suerte que las normas inferiores han de respetar a las superiores tanto desde el punto de vista formal como desde el material, y a la vez, todas las disposiciones que componen el orden jurídico estatal se supeditan a la Constitución.

En el nivel concreto y específico, en todo caso de incompatibilidad o discrepancia insalvable entre una ley u otra norma jurídica inferior y lo Constitución, prevalecen los mandatos constitucionales, lo que se realiza en la excepción de inconstitucionalidad: en el caso del que se trata (efecto “inter partes”) se deja de aplicar el precepto que colide con la Constitución, y en su lugar se aplica la norma constitucional quebrantada.

En el plano abstracto, se juzga a la norma -en su contenido material o en el trámite seguido para su expedición- y se retira del sistema jurídico (efecto “erga omnes”), en el evento en que el  tribunal constitucional encuentre y declare la contradicción entre la norma examinada y los mandatos constitucionales. Son precisamente estos los procesos de constitucionalidad, que, en Colombia,  corren a cargo de la Corte Constitucional, bien a partir del ejercicio de la acción pública de inconstitucionalidad -en cabeza de todo ciudadano- o por el control automático previsto en la misma Carta. El régimen aplicable al trámite de control es el consagrado en la misma Constitución y en el Decreto Ley  2067 de 1991.

Desde luego, lo que se espera del tribunal constitucional y de sus magistrados, encargados  de salvaguardar el imperio de la Constitución, saliendo al paso de cualquier norma inferior que la vulnere o desconozca, es que ejerza su función de manera estricta y con absoluta independencia e imparcialidad. No en política, sino en Derecho. Lo contrario -es decir, cuando los jueces constitucionales se muestran flexibles y  perdonan en sus fallos  las violaciones del Ordenamiento Fundamental, o fallan por conveniencia o para superar de cualquier forma una coyuntura-,  implica siempre un boquete que debilita la estructura de la organización política y pone en peligro la vigencia de los principios y normas superiores, así como los derechos, garantías y libertades plasmados en la Constitución.  

De allí que, a la luz de estos principios, resulte muy difícil entender cómo en el Senado -órgano encargado de elegir a los magistrados de la Corte Constitucional-  puede haber hecho carrera la equivocada tesis según la cual, para ser elegido, se necesita prometer determinado sentido de los futuros votos,  o contraer compromisos con los electores, sin que  valgan  los méritos, la hoja de vida, o la preparación jurídica de los candidatos. Afortunadamente, para usar términos del ex presidente Samper, ellos han preferido “ponerles conejo” y fallar en Derecho. Por eso, los magistrados que así han obrado merecen felicitaciones. 

Modificado por última vez en Martes, 20 Junio 2017 17:35
Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.