CINE Y DERECHO.- “The Human Experience”, en español “LA EXPERIENCIA HUMANA”. Documental/USA. Destacado

CINE Y DERECHO.- “The Human Experience”, en español “LA EXPERIENCIA HUMANA”. Documental/USA. Imagen de: //cinecatolicoyespiritual.blogspot.com
¿Qué soy yo? ¿Qué es el hombre? ¿Por qué buscamos un sentido? ¿Qué espero de la vida? ¿Qué es la felicidad? El documental emprende un viaje por la vida moderna, narrado por los seres humanos que hacen parte de esta etapa histórica que recorremos todos. El mundo está sufriendo y apenas si nos damos cuenta por las noticias que nos llegan, pero el mundo no es solo la tierra que nos vio nacer y la gente con la que hablamos todos los días. Miles de millones de personas lo ocupan y todos sin excepción, desde su propia vivencia, tienen algo diferente que responder a estas preguntas.  
 
“Experiencia Humana” es un documental realizado por la productora “Grassrootsfilm” de Brooklin, bajo la dirección de Charles Kinane. Ganador de 30 premios en los diferentes festivales de cine del mundo, reúne entrevistas realizadas –entre otros- a vagabundos de las calles de Nueva York; padres de niños palestinos y judíos muertos en el enfrentamiento; niños discapacitados que viven en  orfanatos peruanos; leprosos abandonados en los bosques de Ghana, en África;  adolescentes homosexuales que temen exponer su condición por temor a sus padres; mujeres maltratadas; combatientes en Irak; presos condenados a cadena perpetua y simples espectadores de lo que está sucediendo.
 
Las entrevistas estan acargo de los hermanos, Jeffrey y Clifford Azize. La mayoría de entrevistados, podríamos ubicarlos en el grupo de los llamados vulnerables, pero no lo son. Todo lo contrario, sus respuestas demuestran que detrás de la fachada del derrotado por la vida, existen personas muy valientes que han conciliado sus dificultades con la raza humana y han sobrevivido sin quedarse en lo meramente perceptible. Algunos han perdonado, otros siguen combatiendo fervorosamente porque tienen razones fuertes para no aceptar la iniquidad como una forma de vida, pero ninguno asumió la posición del resignado. La vida es para guerrearla y no para llorarla y, es ese el mensaje que el documental trasmite.
 
 Imagen de: www.oleadajoven.org.ar
 
El título del libro del psiquiatra austriaco Viktor Emil Frankl “El Hombre en busca de sentido” le cae  bien a todos los entrevistados que interiorizaron su propio drama transformándolo –unos- en superación, perdón, esperanza, reconciliación con la vida  y –otros- en la razón para batallar hasta la muerte. Especial mención a las respuestas de los niños y adolescentes, porque fueron al fin de cuentas sus respuestas, las más adultas y sabias de todo el documental.
 
 Así las cosas, no estamos ante una película de cine, pero sí ante una reflexión importante desde el punto de vista jurídico, especialmente  porque  la violación de los derechos humanos que arrastra la guerra, la desigualdad, el irrespeto por las diferencias, la acumulación de dinero en poder de unos pocos, la explotación de muchos, la trata de personas, el abandono del Estado en cabeza de políticos corruptos e ineficientes, la hambruna, la sed, la indolencia por el dolor ajeno y un largo etcétera, están generando un profundo odio. 
 
Pese al poder de resiliencia de muchos de los entrevistados, que les permitió sobreponerse a las peores pruebas, el ser humano que domina el  mundo, necesita una reflexión profunda de lo que está haciendo en contra de la gran masa de población que está quedando por fuera de todo beneficio, porque esa muchedumbre se está levantando y de qué manera.
 
ALGUNAS ENTREVISTAS DEL DOCUMENTAL:
 
LA SED Y LA DESIGUALDAD EN EL MUNDO.
 
 
 
 “Este año llegó una sequía muy severa en Maharashtra[1] occidental, en el oeste de la India. Y por un lado, yo estaba mirando a las personas que se enfrentaban a la miseria debido a la crisis de agua. Por otro lado, yo estaba observando la construcción de edificios de varios pisos con una piscina en cada piso. No estamos hablando de edificios con 3 o 4 plantas. Existe un plan de dos torres gemelas en Mumbai[2] de 37 pisos cada una, lo que significa que hay 74 piscinas. Se trata de una torre gemela, y luego, fui y miré. ¿Quiénes son las personas encargadas de la construcción? Obreros que fueron campesinos despojados de sus tierras y los agricultores marginales que habían dejado sus aldeas, como refugiados por la crisis del agua. Y hoy se encuentran en las ciudades construyendo piscinas.
 
¡La enorme humillación!, ¡La enorme injusticia! Creo que el sector de más rápido crecimiento en India no es el del software. Es la desigualdad. Así que, sí, me pone furioso. Es totalmente inaceptable para mí, ver de cerca la riqueza de unos pocos, ligada a la miseria de muchos”.
 
LA MUERTE DE LOS NIÑOS Y EL PERDÓN DE LOS PADRES:
 
Un padre palestino ante la muerte de su hija:
 
 
 “Abih era una luchadora. Era solamente una niña. Ella no sabía nada sobre el conflicto y ella no era parte de este conflicto. Lamentablemente, perdió su vida, porque era una palestina. Pero somos seres humanos y a veces piensas: debo matar al asesino o debo matar a un israelita, o tal vez diez. Pero esto no me devolverá la vida de mi hija. No. Esto causará otro dolor. Y otra víctima para los otros. He decidido romper este círculo vicioso de la violencia y sangre y venganza dejando de matar y apoyar a la venganza, solo, por mí mismo. Muchas personas me dijeron, no tienes derecho a perdonar en su nombre y yo les respondí, tampoco es mi derecho buscar venganza en su nombre. Espero que ella esté satisfecha. Espero que descanse en paz”.
 
Un padre israelita ante la muerte de su hija:
 
 
 
“Soy un israelí que perdió a su hija en un atentado suicida el 4 de septiembre de 1997. Y soy un producto de un sistema educativo. Estas son dos sociedades en guerra que socializan a las generaciones de jóvenes para que sean capaces de sacrificarse cuando llegue el momento. Esto es verdad para la sociedad palestina y esto también es verdad para la sociedad israelí. Mi definición de lo que está sucediendo ha cambiado radicalmente. Hoy, por un lado están todas aquellas personas que quieren la paz y están dispuestas a pagar el precio de la paz. En el otro lado están todas aquellas personas que no quieren la paz y no están dispuestos a pagar el precio de la paz”.
 
LOS NIÑOS FRENTE A LAS GUERRAS DE LOS ADULTOS:
 
Una niña adolescente sobreviviente de la guerra en Ruanda a propósito del genocidio y el enfrentamiento entre los Tutsi y los Hutus:
 
 
“Durante el genocidio fui separada de mis padres y viví sola en los campos del sorgo. Pasé por lo menos dos semanas allí. Después una mujer me encontró y me preguntó quién era yo. Pero como yo era muy chica, no podía distinguir entre hutus y tutsis. Realmente no sé. Ella me miró y comenzó a tocar mis dedos y mi piel. Me dijo que yo era un tutsi o de raza mixta. Ella le dijo a la gente con la que estaba que me dispararan, para eliminarme. Le pregunte. ¿Por qué? ¿Qué era lo que yo había dicho que fuera incorrecto? Después de eso, hubo un montón de disparos. Me escapé. Entonces cansada, me senté y le pedí a Dios que se hiciera su voluntad. Tuve la suerte de sobrevivir”.
 
Un niño adolescente sirio:
 
 
“No le tengo miedo a la muerte. No le temo desde hace muchos años. No le tengo miedo, como no le tuvo miedo mi padre. Si el no estuviera muerto, yo le tendría miedo a la muerte. Pero la muerte ya no me asusta. Incluso si me cortaran la garganta o me explotaran. Lo único que yo deseo y me importa es reunirme con mi padre o regresar a Siria”.
 
EL CONSUMISMO:
Expresidente José Mujica:
 
 
“Hace más de 10 años en la soledad del calabozo, tuve siete años sin leer un libro y tuve mucho tiempo para pensar y descubrir esto: 'Oh logras ser feliz con poco y liviano de equipaje porque la felicidad está dentro tuyo o no logras nada'. Esto no es una apología  a la pobreza. Esto es una apología a la sobriedad. Pero como hemos inventado una sociedad de consumo, consumista, y la economía tiene que crecer porque si no crece es una tragedia, inventamos una montaña de consumo superfluo que hay que tirar y debemos vivir comprando y tirando y lo que estamos gastando es tiempo de vida porque cuando yo compro algo y tú compras algo, no lo estás comprando con dinero, lo estás comprando con el tiempo de vida que tuviste que gastar para tener ese dinero, pero con esta diferencia la única cosa que no se puede comprar es la vida. La vida se gasta. Y es miserable gastar la vida para perder la libertad”.
 
LA VENGANZA:
Un joven de oriente próximo:
 
 
“¿Podría usted perdonarme si yo matara a su padre o a su hermano? Si ninguna ley se interpone en mi camino y mis derechos son ignorados ¿Me perdonaría? Si hubiera matado a su hermano o padre o madre ¿me perdonaría? No, ciertamente, no. De ninguna manera. Yo nunca le perdonaría y lo vengaría así me contaran la cabeza”.
 
LOS VIEJOS SORPRENDIDOS ANTE  EL MUNDO VIOLENTO QUE ESTÁN VIVIENDO:
Un hombre de África.
 
 
 
“No solíamos morir como ahora. Vivíamos en paz. Nuestras peleas no nos mataban. Había solo un arma por pueblo. Lo que ahora mata se llama Kalashnikov. Antes, sólo moríamos de enfermedad y dolencia. Pocas personas murieron: un enfermo, un anciano, un bebé. Solo los débiles. Pero, las víctimas del Kalashnikov son incontables. Nuestras peleas se degeneraron, ayer tres hombres murieron de un tiro. Nadie los sepultó, tal vez se los coman los animales. Esa arma es mala. Priva a las generaciones de sus jóvenes, así cómo quiere el país que haya paz”.
 
 
LOS COMBATIENTES EN LA GUERRA.
Militar israelí en la guerra contra el pueblo palestino.
 
 
“Una noche, en las reservas, mi unidad tuvo que detener un ataque suicida y capturar a un terrorista en un pueblo cerca de Nablus. Para ahuyentarlos, disparamos a las paredes como una demostración de fuerza. Una mujer salió de la casa, llevando en sus brazos a una niña y sujetando a otra de la mano. Eran las 3:00 de la mañana. La niña sintió pánico y corrió hacia nosotros. Pero yo tuve miedo de que se explotara ella misma y le grité en árabe que se detuviera, pero ella seguía acercándose. Tuve que dispararle sobre su cabeza. Ella se detuvo. En ese momento el tiempo se detuvo también. Fue el más corto y el más largo momento de mi vida. La niña permaneció con vida. Yo también. Pero, al mismo tiempo algo había muerto en ambos. Cuando se le dispara a un niño se mata algo en su interior. No sé qué. Cuando un adulto le dispara a un niño, mata algo en su interior. Algo muere. Y algo más tiene que cobrar vida. Estaba avergonzado de haberle disparado. Una vergüenza dolorosa. Y por encima de todo, esta sensación de mi dedo al presionar el gatillo y dispararle a la chica. Siento que de este dedo pulsando el gatillo algo tuvo que cobrar vida”.
 
LA INTOLERANCIA:
Niña adolescente africana de orientación homosexual ocultando su derecho a ser feliz.
 
 
“Ser lesbiana no es una opción para mí. Es algo que está dentro de mí. Nadie me puede ayudar. No es curable. No se trata de una enfermedad. Siempre dicen que es una persona enferma. Nuestros familiares aún nos llevan a los doctores, pero solo se queda allí. Incluso tuve que relacionarme con chicos para conseguir en una oportunidad la aprobación de mi abuela. Duele, cansa. Yo tenía que hacer cosas que realmente no quería hacer. Aunque las hice. En una oportunidad le pregunté  a uno de mis amigos si podía fingir ser mi novio. Pero este chico, lo que hizo fue obligarme a tener relaciones con él y entonces me dejo con VIH. Eso fue en el año 2003 y entonces pensé: hice todo sólo para obtener la aprobación de mi abuelita, pero ahora sé que no tengo que hacer cosas a favor de otras personas”.
 
____________
[1] Estado en el centro oeste de la República de la India.
[2] Capital del Estado Federal de Maharashtra en la India. Entre 1626 y 1995, conocido oficialmente como Bombay.
 
 
Modificado por última vez en Viernes, 11 Diciembre 2015 13:01
Clara Patricia Montoya Parra - La Voz del Derecho

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.