Literatura y Derecho (21)

“Yo soy el abogado.
El que todas las mañanas va recorriendo Juzgados
y que anda a los apurones por ese escrito con cargo.
El que soporta la espera, el que se banca los paros,
y debe poner la cara justificando el atraso. 
El que abre el escritorio y sale a ganarse el mango,
porque se vienen las cuentas y todo sigue a despacho.
El que no tiene licencias, ni salarios, ni aguinaldo,
y debe pelearla duro, porque se cobra salteado.
Yo soy el abogado.
Muchas veces de pleitero, injustamente acusado.
Al que todos lo consultan cuando se ven apurados
en la calle, en el cine, y en la cola del mercado,
y al que nadie le pregunta: ¿doctor, se le debe algo?
Yo soy el abogado.
El que tantas veces pone su paciencia de artesano
para llegar al final con deudor insolventado.
El de cédulas y oficios, a pulmón diligenciados.
El que debe tolerar el sistema colapsado,
las nuevas disposiciones de Rentas y de Catastro,
los timbrados del Registro y el humor del  funcionario.
El que hace de estratega, de confesor, y de malo,
de mediador y de amigo, de psicólogo y de hermano.
El que sale a cara o cruz, con niebla o lluvia viajando,
porque justo le fijaron una audiencia bien temprano.
El que se muerde los labios porque el testigo ha faltado.
El que sufre taquicardia mientras va leyendo el fallo.
Del mostrador, para acá. Del pasillo, quede claro.
El que recorre Juzgados, durante meses y años.
A mucha honra señor, yo soy, el abogado.”
 
 
Poema tomado del libro “Poemas a Despacho” de Horacio Alberto Vero.
 
Valora este artículo
(9 votos)
“Orestes es un personaje de la mitología griega, de cuyas desgracias nos da noticias los dramaturgos Esquilo, Sófocles y Eurípides. En La Orestiada, del primero de los mencionados, se nos narra la tragedia del héroe, quien mata a su madre Clitemnestra para cumplir un oráculo divino que le ordenaba aplacar el homicidio de Agamenón, su padre, causado por la madre y el amante de ésta, Egisto. Quien también paga con la muerte. Realizada la muerte de revancha, el autor del hecho se ve perseguido por Las Erinias, deidades femeninas representativas de la venganza, que buscan castigar a Orestes, por lo que se ve obligado a huir al templo de Delfos (donde se rinde culto a Apolo y que finalmente, es el autor de la profecía) sin embargo, no le ofrece suficiente protección y debe refugiarse en Atenas bajo la salvaguardia de la diosa Atenea, la que, luego de escuchar sus súplicas, dispone la realización de un juicio –sujeto a la autoridad de un tribunal de doce jueces- a fin de establecer la culpabilidad del acusado.  
Valora este artículo
(2 votos)

PALABRAS DE CLAUDIO, hermano del viejo Rey de Dinamarca Hamlet y tío del Príncipe Hamlet. Claudio, usurpa  el trono después de asesinar a su propio hermano a quien le vertió veneno en su oreja mientras dormía pacíficamente en su jardín. Posteriormente se casa con su cuñada Gertrudis, se convierte en el Rey de Dinamarca  y pasa a ser simultáneamente el tío y padrastro del joven Hamlet.

Valora este artículo
(4 votos)

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.