Punto de Referencia: LA CONSTITUCIÓN SUSTITUIDA. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Punto de Referencia: LA CONSTITUCIÓN SUSTITUIDA. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen de: lavozdelderecho.com

DescargarNombrePlayDuraciónValoración
download
PUNTO DE REFERENCIA - LA CONSTITUCIÓN SUSTITUIDA - 27 FEBRERO 2017
PLAY
PAUSE
STOP
X
6:17 min
YES
 
2

 

 

Hace 26 años, por estas fechas, deliberaba la Asamblea Nacional Constituyente, convocada por el pueblo colombiano el 9 de diciembre de 1990. Sus tareas culminaron el 4 de julio de 1991, y el 7 de julio fue promulgada la Constitución, mediante la publicación de su texto en la Gaceta Constitucional, órgano oficial de la Asamblea.

 

Se esperaba que, desarrollados como lo han sido por la Corte Constitucional, sus valores y postulados -en una nutrida jurisprudencia-, la Constitución se arraigara definitivamente, y fuera acatada y respetada por el Estado y por todos los órganos e instituciones, para garantizar una pacífica convivencia, y que, al amparo de ese estatuto -en cuyo artículo 22 se consagra la paz como un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento-, se llevaran a cabo procesos de paz con las organizaciones alzadas en armas para vincularrlas a la institucionalidad. Por eso fuimos partidarios del proceso iniciado hace ya 5 años, por iniciativa del actual gobierno.

 

Sin embargo, a medida que el proceso avanzó, fuimos viendo que la Mesa de diálogo de La Habana se fue entendiendo por las partes, en particular por el Gobierno, como una especie de Constituyente, capaz de reformar todo el sistema jurídico, comenzando por la Constitución, y de implantar un sistema de justicia superpuesto a los órganos y tribunales previstos en la Carta de 1991. Se firmó, entre el Presidente de la República y el máximo jefe de las Farc, un voluminoso Acuerdo de 297 páginas  cuyo contenido no alcanzaron a conocer ni a dimensionar  los colombianos, que de todas maneras fueron convocados a un plebiscito en que, por la propaganda oficial, se confundió la paz como valor -en cuyo logro todos estábamos de acuerdo- con ese extenso y en muchos aspectos incomprensible documento que pocos leímos. Como si fuera lo mismo.

 

Se votó, tras las campañas por el SÍ y por el NO, opciones igualmente legítimas. Ganó la opción negativa. Triunfó el NO al Acuerdo, lo que de ninguna manera implicaba rechazar la paz. Pero el Gobierno, cuyos delegados y los de las Farc añadieron otras páginas, llevó al Congreso un documento de 310., igual en su contenido al improbado en las urnas . El Congreso lo respaldó políticamente, pero ese apoyo se presentó al país como una "refrendación popular", sin que lo fuera, y así lo aceptó infortunadamente la Corte Constitucional. Ahora, el Senado aprueba que ese Acuerdo es el máximo nivel de nuestro ordenamiento, que se incorpora al bloque de constitucionalidad, que es inmodificable por tres períodos presidenciales y que está por encima de la Constitución. La Carta Política de 1991 ha sido sustituida por el Acuerdo de Paz.

Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com"; actual rector de la Universidad del Sinú Elías Bechara Zainum Sección Bogotá.

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

   

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.