Certidumbres e Inquietudes: ABUSO DE LAS FACULTADES EXTRAORDINARIAS. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Certidumbres e Inquietudes: ABUSO DE LAS FACULTADES EXTRAORDINARIAS. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen de: W Radio

Toda vez que, para la expedición del Decreto Ley 898 del 29 de mayo último, por el cual se creó la Unidad Especial de Investigación en la Fiscalía General para desmantelar organizaciones y conductas criminales contra personas relacionadas con el proceso de paz,  el Presidente de la República invoca las facultades extraordinarias a él conferidas por el artículo 2 del Acto Legislativo 01 de 2016, es necesario, antes de entrar en su análisis, recordar algunos principios constitucionales que rigen el mencionado instituto y que no han sido modificados por la mencionada reforma.

 

La función de hacer las leyes se radica en el Congreso como representante del pueblo, escogidos sus miembros por voto popular. En él reside la función legislativa, y por tanto, cuando quiera que se hable de "la ley", salvo que la Constitución disponga otra cosa, se entenderá que se habla de leyes en sentido formal y orgánico, expedidas por el Congreso.

 

En casos excepcionales, como ocurre con los previstos en los artículos 150, numeral 10, 212, 213,  215 y 241 de la Constitución, y hoy en el artículo 2 transitorio del Acto Legislativo 01 de 2016, el Presidente de la República puede quedar extraordinariamente investido de facultades para expedir decretos con fuerza de ley, pero, como la función legislativa no es la suya, cuando se configura cualquiera de las hipótesis contempladas en los aludidos preceptos, el poder presidencial no se extiende a sustituir al Congreso, ni goza el Presidente de una investidura legislativa general, amplia, indefinida o implícita. Sus atribuciones están, en tales casos, clara y precisamente delimitadas por la misma Constitución.

 

En lo que respecta al artículo 2 del Acto Legislativo 01 de 2016, no debe entenderse de manera permisiva y complaciente, que implique un desbarajuste de la estructura constitucional. Por eso, la Corte, cuando estudió los alcances de ese artículo, fue enfática en afirmar su carácter delimitado y circunscrito al desarrollo del Acuerdo de Paz.

 

El Gobierno carece de facultades para sustituir al Congreso en la atribución  señalada en en lo relativo a la estructura y funcionamiento de la Fiscalía General de la Nación y en cuanto al régimen de los empleados de su dependencia, materias reservadas por la Constitución a la ley, es decir, al Congreso (Art. 253 C.P.).

 

Cuando, so pretexto de establecer en la Fiscalía una Unidad Especial que persiga y desmonte organizaciones criminales que puedan atentar contra personas vinculadas al proceso de paz, se entra a modificar toda la estructura de la Fiscalía y a modificar las reglas aplicables a su personal, a sus funciones, a las categorías de los empleos, a la organización administrativa, a las direcciones y subdirecciones de la Institución, a las funciones del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI), a la nomenclatura y niveles de los cargos, se presenta de manera indudable la situación de un abierto exceso en el uso de las facultades extraordinarias, que, en consecuencia, es inconstitucional.

 

Así que, del artículo 25 en adelante -con la salvedad de los indispensables para el funcionamiento de la Unidad Especial de Investigación y su vigencia- del Decreto Ley 898 del 29 de mayo de 2017, son artículos inconstitucionales, por exceso en el uso de las facultades extraordinarias concedidas por el artículo 2 del Acto Legislativo 01 de 2016.

 

Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.