Certidumbres e Inquietudes LAS REDES, BUENOS INSTRUMENTOS MAL USADOS. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Certidumbres e Inquietudes  LAS REDES, BUENOS INSTRUMENTOS MAL USADOS. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen de: Pixabay

En este escrito no haré referencia a casos concretos o recientes, porque de una parte no es mi deseo tomar partido para condenar o absolver a nadie -tengo esa libertad, y además no ejerzo la jurisdicción- y por otra parte llevo varios años afirmando públicamente varias cosas:

 

-Que las redes sociales son valiosos instrumentos de comunicación entre los seres humanos, sin limitación de fronteras, y que -como ocurre con todas las creaciones del intelecto y la ciencia, las invenciones y la tecnología- deben ser aprovechadas para beneficio, no en daño, de las personas y de los pueblos, sino en su beneficio.

 

 - Por supuesto, las redes sociales pueden producir, a favor de la sociedad, efectos formidables, por ejemplo mediante la denuncia fundamentada y seria acerca de delitos o abusos; o en la identificación de delincuentes captados en video y en  flagrancia; en la convocatoria de la sociedad para causas nobles o altruistas, académicas, científicas, deportivas, culturales y hasta políticas; o en la búsqueda de personas o animales; o en el reencuentro entre familiares hace tiempo separados; o en la solicitud de una ayuda, un cierto apoyo, una información, un medicamento o la donación de un cierto tipo de sangre. Es decir, mediante las redes podemos salvar vidas, lograr cohesión entre las personas y las colectividades, y hacer mucho bien.

 

-Las redes no son armas. No son instrumentos de guerra o de confrontación. Porque, mientras los fusiles, las pistolas y las granadas fueron inventadas con el propósito claro y definido de causar daño y de matar, las redes se establecieron para servir a las comunidades. Son canales puestos al servicio de la opinión, la libertad de expresión, el debate y  la controversia civilizada, en un mundo en el que, se supone, han sido superadas las etapas del salvajismo y la intolerancia.

 

-Como en la vida diaria, en las redes nadie excluye -y mal podrían ser excluidas- la discrepancia, la diferencia de criterios, la posibilidad de pronunciarse a favor o en contra de una idea, de una política, de una práctica, de un concepto que se juzga erróneo, o que no se comparte. Pero ninguno es dueño absoluto de la verdad, ni se puede asegurar que esté completamente equivocado, en especial en el campo de las ciencias no exactas, o en  materia política, económica,  social, jurídica, religiosa o filosófica. Hay ideologías diferentes, ninguna de las cuales goza de la plena sapiencia, ni de la infalibilidad, y ello exige precisamente el reconocimiento,  por parte de todos, acerca de la necesidad de una convivencia entre las distintas opciones, creencias y convicciones, sin que nadie pretenda, arbitrariamente, erigirse en juez de los demás o en el cerebro superior, siempre acertado y,  por tanto,  inmune a la contradicción y a la sana crítica.

 

-Las redes sociales son medios de comunicación, y por sus canales han de tener cabida, sin censura, los derechos humanos a la información, a la opinión  y a  la comunicación, y su ejercicio. Pero, como resulta del artículo 20 de nuestra Constitución, quien hace uso de ellas tiene responsabilidad social, penal  y patrimonial,  y no puede -so pretexto de la libertad-  vulnerar los derechos a la honra, al buen nombre, a la intimidad de las personas, ni ofender, insultar o difamar a los demás. Allí tampoco es admisible la impunidad.

 

-Las redes son buenos instrumentos, a veces mal usados.

 

Modificado por última vez en Martes, 18 Julio 2017 07:32
Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.