Punto de Referencia: INHABILIDADES MAL IMPUESTAS. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Punto de Referencia: INHABILIDADES MAL IMPUESTAS. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen de: LA FM y encolombia.com

DescargarNombrePlayDuraciónValoración
download
PUNTO DE REFERENCIA - INHABILIDADES MAL IMPUESTAS - 9 NOVIEMBRE 2017
PLAY
PAUSE
STOP
X
4:20 min
YES
 
1

 

En columna del 13 de marzo de 2014 (*), a propósito de la sanción de destitución e inhabilidad para el desempeño de cargos públicos por espacio de quince años,  impuesta por el entonces Procurador General Alejandro Ordóñez al Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro, decíamos lo siguiente:

 

“Esa actuación desconoce el artículo 93 de la Constitución, según  el cual los derechos y libertades en ella contemplados se interpretan de conformidad con los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos ratificados por Colombia. Se olvidó que la ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos políticos por razones de edad, nacionalidad, residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena, solo por “juez competente, en proceso penal”. Como el procurador no es un juez, carecía de competencia en este caso y el proceso que adelantó no fue judicial, ni penal, sino puramente administrativo”.

 

En efecto -y así lo acaba de reiterar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso Petro-, tal criterio está fundado en el artículo 23 de la Convención Americana de Derechos Humanos de 1969 (Pacto de San José de Costa Rica), aprobada por Ley 16 de 1972, en el entendido de que la facultad de inhabilitar a una persona para el ejercicio de sus derechos políticos es de reserva judicial, y por tanto funcionarios administrativos, como el Procurador General de la Nación, los personeros o los contralores, no gozan de esa competencia. Ello corresponde a una concepción democrática de la mayor importancia, según la cual, como forma de protección internacional a los derechos humanos, se quiere evitar que por razones políticas, sin un debido proceso ante juez o tribunal competente, funcionarios no judiciales cercenen el derecho que nuestra Constitución consagra en el artículo 40: “…participar en la conformación, ejercicio y control del poder político”, para cuya efectividad toda persona debe poder aspirar y acceder a los cargos públicos, salvo sentencia judicial que la inhabilite en los términos de la ley, y previo un debido proceso.

 

En tal sentido, pensamos que los procuradores y otros funcionarios administrativos (personeros o contralores) se han excedido en el ejercicio de sus funciones, al imponer sanciones de inhabilidad política, y por tanto, los derechos de muchos,  no solamente los de Gustavo Petro, sino los de destacados líderes de diferentes tendencias políticas como Piedad Córdoba o Fernando Londoño Hoyos, fueron sancionados injustamente, y han quedado ilegalmente inhabilitados por años para aspirar a cargos públicos de elección popular por decisiones administrativas arbitrarias e impuestas sin competencia.

 

Llama la atención, por otra parte, que en el caso de Fernando Londoño, quien bien podría haber aspirado o aspirar hoy a la presidencia de la República con sobrados títulos, hayan transcurrido tantos años sin que el Consejo de Estado haya puesto fin al proceso contencioso administrativo iniciado oportunamente.

 

Eso no habla bien de la democracia colombiana, cuando simultáneamente, invocando el Acuerdo de Paz, se abren las posibilidades de participación en política y hasta de aspiraciones presidenciales a personas judicialmente  condenadas o sub judice por crímenes de lesa humanidad o de guerra.

 

 

 

(*) HERNÁNDEZ GALINDO, José Gregorio: “El caso Petro”. Columna “Punto de referencia”, publicada en LA VOZ DEL DERECHO, 13 de marzo de 2014. 

 

Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.