Certidumbres e Inquietudes: SOBERANÍA Y CONSTITUYENTE. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Certidumbres e Inquietudes: SOBERANÍA Y CONSTITUYENTE. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen de: www.semana.com y CELAG

A propósito de lo que pasa en Venezuela, hemos recordado por estos días la sencilla pero muy real advertencia del político inglés  John Emerich Edward Dalberg-Acton, más conocido como  Lord Acton, según la cual “el poder corrompe; el poder absoluto corrompe absolutamente”.

 

Aristóteles  había afirmado que, en el gobierno despótico, quien gobierna suele  tratar  a sus súbditos como esclavos. Es decir, por definición, desconoce la dignidad humana de los gobernados y atropella sus derechos.

 

Charles Louis de Secondat,  Barón de la Brède y de Montesquieu, en “El espíritu de las leyes”, dejó consignados los principios esenciales que hoy todavía sostienen la democracia en los estados constitucionales: la distribución de funciones; el equilibrio entre las ramas y órganos del poder público.

 

La constituciones se establecieron  con el objeto de preservar  los derechos y  garantías para los ciudadanos, y como dique contra el ejercicio absoluto del poder; como forma de introducir el equilibrio en el uso del poder; como mecanismo de contención contra posibles abusos del gobernante, sometiendo sus actos y decisiones al Derecho. Las constituciones no se hicieron para rodear al gobernante de atribuciones omnímodas, ni para plasmar mecanismos de concentración del poder político, sino para sujetarlo a normas vinculantes que le fijan linderos y restricciones en garantía de la libertad de los gobernados.

 

En una democracia auténtica, el titular exclusivo de la soberanía -esa característica del poder  estatal que se sobrepone a todo otro poder dentro del territorio-  es esencialmente  el pueblo, como lo declara el artículo 3 de la Constitución colombiana de 1991, y como lo proclama también el 5 de la Constitución Bolivariana de Venezuela de 1999, según el cual “la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público”.

 

El pueblo es el titular del  Poder Constituyente originario.  En ejercicio de la soberanía, es él quien  establece y pone en vigencia la Constitución, la norma fundamental  a la cual se sujeta todo el ordenamiento jurídico del Estado. Ese poder no se confunde con el poder de reforma de la Constitución, confiado a órganos constituidos –como los congresos o las asambleas  constituyentes-. Ese poder derivado corresponde a una competencia, y por tanto no es el dueño de la Constitución, y solamente la puede modificar de la manera y por los procedimientos que la propia Carta Política estipula.

 

Infortunadamente, el Presidente Maduro, aunque predica y dice defender la democracia, la ignora. Convoca -como presidente, sustituyendo al pueblo-  una asamblea constituyente, contra el texto constitucional vigente, que le otorga iniciativa para proponer una asamblea constituyente, pero no para sustituir al pueblo y proceder a  convocarla sin contar con el voto popular.

 

El artículo 347 de la Carta venezolana dice: “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”.

 

Ese mandato ha sido violado en el país vecino.

 

Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.