Certidumbres e inquietudes: UN FRÁGIL CERROJO. Por José Gregorio Hernández Galindo Destacado

Certidumbres e inquietudes: UN FRÁGIL CERROJO. Por José Gregorio Hernández Galindo Imagen: Pixabay

Es comprensible que las partes en el Acuerdo Final de Paz suscrito en Bogotá el 24 de noviembre de 2016 -el Presidente de la República, en su condición de Jefe del Estado, y las Farc-EP- se preocupen por el respeto futuro de su contenido, y de sus cláusulas, obligaciones y derechos allí contemplados.

 

Es una preocupación legítima, en cuanto, tras más de medio siglo de violencia y enfrentamiento armado, hay una gran fragilidad de los pactos y una justificada desconfianza de parte y parte, dadas las experiencias del pasado, y lo que quisieran los firmantes, como la mayoría de los colombianos, sería una mayor solidez y certeza en torno a que lo acordado será cumplido. De allí que, mediante el Acto Legislativo 02 de 2017, aprobado por el Congreso vía “Fast track”, se haya buscado “blindar” las estipulaciones  logradas y las normas constitucionales y legales que las desarrollan, es decir, dotarlas de una protección constitucional especial, al menos  durante doce años, que equivalen a los próximos  tres períodos presidenciales.

Eso lo entendemos, si lo que se quiere es explicar el origen y el sentido de la mencionada reforma de la Constitución, que está sujeta a la revisión de la Corte Constitucional.

Pero un principio ético y jurídico fundamental –que también cobija al Ejecutivo y a los miembros del Congreso- enseña que el fin no justifica los medios.  La aludida  explicación no sirve para justificar, a la luz de la Constitución, ni según  las competencias del Congreso, que los actuales titulares de las funciones legislativas y de reforma constitucional hayan invadido -por iniciativa del Gobierno-  la órbita competencial de los futuros gobiernos y congresos para recortarles arbitrariamente sus facultades y para prohibirles que, si así lo quieren en el futuro -mediante la expedición de disposiciones de la misma jerarquía-,  deroguen, adicionen o modifiquen las normas hasta ahora aprobadas y en vigencia, como implementación del Acuerdo de Paz. Ello es inherente a sus funciones, y en Derecho  “las cosas se deshacen como se hacen”. El Acuerdo de Paz no lo pueden romper unilateralmente, pero otra cosa pasa con las normas que lo desarrollan.

Los gobernantes y legisladores de hoy no pueden comprometer, obligar, ni atar  a los futuros gobernantes y legisladores. Quienes sean elegidos para los períodos legislativos y gubernamentales que vienen en los próximos doce años gozarán de la totalidad de sus atribuciones. No de unas atribuciones menores o de inferior rango respecto a los actuales titulares del poder público. No de unas atribuciones recortadas o minusválidas.

Y si esto se predica de los congresos y gobiernos que sucedan a los actuales, con mayor razón tendrán las facultades reformatorias y derogatorias del orden jurídico vigente  quienes integren una asamblea nacional constituyente, si se llegare a convocar, y todavía con mayor razón el pueblo colombiano, si llegase a ser convocado a un plebiscito o a un referendo constitucional. ¿Cómo, y con qué competencia, podría un órgano constituido -que lo es el Congreso- podría limitar, restringir, amarrar o someter  a sus propias normas el poder de una constituyente o el del Constituyente primario, titular esencial y exclusivo de la soberanía?

En ese orden, considero que el gobierno y el congreso cuyos mandatos expiran en 2018 deben cumplir lo acordado con las Farc  y expedir, en el ámbito de sus competencias –dentro de la Constitución- las normas de implementación indispensables. Pero no les es dable atar a quienes los sucedan, porque ello es imposible. Y los nuevos pueden inclusive derogar el  Acto Legislativo citado -un frágil cerrojo- y los demás que se expidan.

Jose Gregorio Hernandez Galindo

Expresidente de la Corte Constitucional de Colombia y director de la publicación “Elementos de Juicio. Revista de Temas Constitucionales” y la emisora "lavozdelderecho.com".

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Enlaces Recomendados

 

 

Zona Comercial

     

 

Acerca de Nosotros

Nuestro propósito es aprovechar la tecnología en beneficio de la divulgación, el análisis, la controversia, la verificación de los grandes asuntos en que aparece el Derecho, en cualquiera de sus ramas; los procesos judiciales de trascendencia y los más importantes debates y acontecimientos.